Rodi: 'Me di cuenta que el regalo de ser payaso era principalmente para mi'

Rodi:



Transmite paz, debe medir cerca de 1,90 pero si midiese mucho menos no pasaría desapercibido. Fue Fantabulósiko, ocupo plazas y esquinas malabareando junto a Soy Rada, hipnotizó a niños y grandes con su magnetismo innato y hoy estaciona su nave frente al Teatro Municipal para este 19 de Mayo presentar 'Semillas estelares', el primer disco de su nueva banda: Rodritron. Rodi se fue hasta los estudios de 'Me gusta' y charló con Rubén García.






¿Qué cosas y quiénes componen el Universo Rodi?


El universo Rodi es donde unificó la música, el payaso y mi faceta de profe de Yoga para chicos, entonces Súper Yogui es juegos participativos, jugando con posturas y con cosas de yoga; después Roditron que es el proyecto grupal rock rock rock y después del universo Rodi tengo parte que son las clases de Kundalini Yoga para adultos y de Yoga para infancias así que, hasta ahora, esos son los cuatro departamentos de Universo Rodi.



¿Cómo hacés para ir combinando todos esos universos, algunos tan arriba y otros más abajo?


La verdad que no me cuesta; muchas veces me pasa de que terminó de ensayar y me voy a dar clase o termino dar clase, me voy a ensayar o me pongo a jugar cosas de payaso y no, antes me costaba más cambiar de energía en cuanto a las actividades, ahora no. Realmente es como que me siento más a gusto, más orgánico y no me genera ningún conflicto. Me divierte incluso pensar, darme cuenta. Hace 45 minutos estaba ensayando con Roditrón y después te sentás a meditar, me resulta natural.



          



¿Cuándo te diste cuenta de tu llegada con los chicos?


Los tres primeros años de mi proceso artístico, moría de vergüenza, para eso estaba el cantante. Tenía que relacionarme con el público, cuando elijo ser payaso, y tenía un par de problemitas no resueltos, básicamente pánico escénico. Y así transito los primeros tres años que trabajé con Agustín (Soy Rada), ya la pasaba malísimo, o sea, me ponía de todos los colores hasta cuando se me caía una pelotita. Hasta que una mañana lo pude resolver, con un retiro de meditación que había hecho en aquel momento, 2002 y esa mañana que conecté con el ridículo, con el payaso y con las infancias, fue una caída de ficha, súper clara. Me cayó la ficha de cuál era la vincularidad. Yo en ese momento tenía 22 años, y pude ver cual era la posta con las infancias, hubo una conexión natural que desde ese momento para acá siempre fue como muy orgánico.

Me di cuenta de lo separado que yo estaba, como joven de 22 años, con mi niño interno que me habré desconectado a los 6,7 años cuando generalmente nos desconectamos de esa chispa pura que somos así. De ahí en adelante me di cuenta que el regalo de ser payaso era principalmente para mí, para yo conectar con cuáles son mis mundos infinitos, de mi niño interno; y si yo conecto con ese juego, con ese imaginario, los niños y las niñas viven en eso. Entonces yo siempre tengo claro que podés ser payaso, trabajar el oficio de payaso, pero después el mundo está lleno de payasos que no trabajan de payasos: un papá, una mamá, un tío, un panadero, un verdulero, una persona en la calle. Es una energía ser payaso, es estar disponible al juego.






¿Cómo explicarías la propuesta Roditrón?


No jugamos a hacer rock, hacemos rock, o sea, porque los vas a escuchar en vivo y decís: 'Ah, no tocan el rap de la viruela, ¿no?' No, no, es rock y son todas las canciones propias, suena poderoso; por supuesto que está pensado para que los chicos lo puedan escuchar, para que lo puedan disfrutar, con dinámicas bailables, pero siempre mi flash es que van los adultos, van los tíos, los abuelos a a verlo y es un espectáculo integral de luces y sonido. La propuesta es re sincera en nosotros.


El domingo 19 de Mayo a las 18, en el Teatro Municipal, es la presentación del primer disco de Rodritrón llamado “semillas estelares”, el cual salió a la luz en enero de este 2024 y consta de 8 canciones, todas con autoría de Rodi Muskaripa. Las entradas se pueden conseguir en la boletería del Teatro de 17:30 a 20:30 y sino en www.entradauno.com.